Solari: “No me gusta ni el pasado ni el futuro”

En una entrevista proyectada a través de una pantalla, el músico confirmó que no volverá a tocar en vivo. Pero sí podría hacer un show en su estudio para transmitir vía streaming.

La presentación de la autobiografía del Indio Solari, en la Feria del Libro, se vivió como la previa de un recital. Una larga fila de personas con remeras de Patricio Rey esperaban para ingresar a la sala Jorge Luis Borges, donde se iba a proyectar una entrevista al músico realizada por Marcelo Figueras, el periodista y escritor que llevó al papel el texto de Recuerdos que mienten un poco (Sudamericana, 2019). “Soy redondo hasta que me muera, ¡Vamos Los Redo’!”, cantaban ricoteros de todas las edades minutos antes de la proyección. De fondo, sonaban gemas redondas como “Yo caníbal”, “Susanita” o “To beef or not to beef”, de su etapa solista. Y apenas Juan Boido, director editorial de Penguin Random House, se hizo presente junto a Figueras y pronunció un “Hola”, los más entusiastas se largaron con aquel cántico que recuerda a Walter Bulacio y al Che Guevara. Boido sonrió, agradeció a los asistentes y a los hacedores del libro, dijo que se trataba de un “libro extraordinario e histórico” y sin mucho más presentó la entrevista grabada.

Durante casi una hora, Solari, en la intimidad de su hogar, fue respondiendo a varias preguntas disparadas por Figueras en torno a sus aventuras de adolescente en La Plata –“de chico era más dañino que pícaro”, confesó el músico–, su temprano interés por la cultura rock, sus variadas inquietudes artísticas (el cine, el dibujo, la literatura), su relación con la polìtica en tiempos de dictadura, sus filosofía ética y su mirada sobre la actualidad política y social del país. Una serie de tópicos, claro, que están más desarrollados a largo de las 600 páginas del libro. Sin embargo, Solari anunció en el video algunas cosas que no se cuentan en la biografía. La más importante es que no se presentará más en vivo, debido a que la enfermedad que padece (Parkinson) se lo impide.

Fuente: Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *