Unión se quedó en Primera por la campaña como local, ya que como visitante el equipo tuvo malas actuaciones en las que sumó muy poco. Lo cierto y concreto es que desde que asumió el Kily González, el Tate se mantuvo invicto jugando en el 15 de Abril cosechando tres victorias y siete empates.

De esta manera, con González en el banco, el Rojiblanco cosechó 16 unidades sobre 30 en disputa, alcanzando una efectividad del 53%. En el Torneo de la Liga, el Kily debutó como local en el empate contra Boca 0-0 y luego llegarían la igualdad con Platense 0-0 y el triunfo frente a Defensa y Justicia por 2-0.

Mientras que en la Copa de la Liga, Unión debutó empatando 1-1 con Racing y posteriormente vendría un nuevo empate ante San Lorenzo también 1-1. Luego empató 0-0 con Godoy Cruz y venció 1-0 a Sarmiento. Mientras que igualó con Defensa y Justicia 0-0 y ante Lanús 0-0.

Pero finalmente, en el encuentro más importante, pudo romper la racha y con el gol de tiro libre ejecutado por Kevin Zenón derrotó a Tigre por 1-0 para asegurar la permanencia. En la Copa de la Liga, jugando como local, convirtió cuatro goles y apenas le marcaron dos.

Sin dudas que el equipo se potenció jugando en condición de local y así lo reflejan los números. Y es que ante su gente en esta Copa de la Liga cosechó dos victorias y cinco empates, sumando 11 puntos sobre 21 en juego, con una efectividad del 52%, muy por encima de la campaña como visitante.

Y es que Unión jugando fuera del 15 de Abril sumó tan solo un triunfo, obteniendo dos empates y cuatro derrotas, tres de ellas de manera consecutiva. Así las cosas, como visitante el Tate cosechó cinco puntos sobre 21 en disputa, con una efectividad del 23,8%.

Unión dependía de si mismo y así lo hizo valer: venció este sábado a Tigre en un repleto 15 de Abril 1-0, con gol de tiro libre de Kevin Zenón, y logró la permanencia en Primera División, por la 14ª y última fecha de la zona B de la Copa de la Liga Profesional.

Unión jugó un primer tiempo con los nervios de saber que el único resultado que le sirve es ganar y eso se notó a la hora de manejar la pelota, porque fue todo demasiado forzado, demostrando lo difícil que se le hacía jugar frente a un contexto tan adverso. Por eso le costó y mucho al Tate generar peligro en ataque, porque no tenía precisión, se apuraba mucho y elegía siempre mal.

Tigre jugaba con la soltura de no tener responsabilidades, pero así tampoco inquietaba en ataque. Lo bueno y lo malo pasaba por Unión, que tuvo su primera aproximación con un remate de Gonzalo Morales que el arquero Rojas controló en dos tiempos.

Y después Jerónimo Domina dispuso de una chance inmejorable, controlando el balón con el pecho y rematando de media vuelta, pero Rojas con el pie izquierdo evitó el gol. El Tate no lograba romper el maleficio y todo se le hacia cuesta arriba hasta que en una pelota quieta pudo abrir el marcador y desbloquearse un poco.

Se paro de frente al arco Kevin Zenón y, con un remate al ángulo, estableció el 1 a 0 con una dosis de fortuna, dado que el balón se estrelló en el travesaño y le rebotó en la espalda a Rojas para meterse dentro del arco. Unión ganaba y estaba bien, porque de los dos equipos era el que más empujaba y el que mostraba mayor ambición.

Recién en el final de la primera etapa Tigre llegó al arco rojiblanco con un remate bajo de José Paradela que Moyano controló arrojándose al piso. Fue un primer tiempo deslucido tal cual se preveía teniendo en cuenta todo lo que se jugaba Unión, al que le costó imponer condiciones, pero que fue el mejor de los dos y por eso se fue a los vestuarios ganando de manera justificada.

Segundo tiempo

En el segundo tiempo paso poco. Lo pudo definir Unión rápidamente con un disparo dentro del área de Dómina que terminó tapando Rojas. Unión desaprovechó un sinfín de posibilidades de contra por la impericia de sus delanteros, fundamentalmente de Orsini, que jugó un pésimo partido.

Debió terminarlo mucho antes Unión y lo sufrió precisamente por su falta de gol ante un rival que hizo muy poco o casi nada para empatar. Lo sufrió en el final el Tate pero solo por lo exiguo del resultado y por fin pudo ganar el partido que debía hacerlo para mantenerse en Primera.

El milagro llegó no sólo por lo que hizo Unión, sino porque sus rivales, no sumaron y lo terminaron ayudando para quedarse en Primera. Un desahogo increíble para los hinchas rojiblancos, que padecieron a lo largo de todo el año y llegaron a la última fecha en descenso. Pero ganó su partido y esta vez le dieron una mano, de todos modos el objetivo cumplido no debe engañar Unión, que llegó a esta instancia por desidia de su diligencia que encabeza Luis Spahn.

Seguramente cuando se terminen los festejos habrá que hacer un análisis exhaustivo para no repetir todo lo que hizo mal. Pero ahora el hincha solo tiene tiempo para festejar y los pibes de Unión para sacarse una mochila pesadísima que debieron sostener. Unión es de Primera cantan los hinchas y festejan invadiendo la cancha y no es para menos, estuvo tan cerca del infierno como ahora del paraíso.

Formaciones

Unión: Sebastián Moyano; Nicolás Paz, Franco Calderón y Claudio Corvalán; Federico Vera, Franco Pardo y Kevin Zenón; Mauro Luna Diale; Nicolás Orsini, Gonzalo Morales y Jerónimo Dómina.

Tigre: Santiago Rojas; Martín Garay, Robert Rojas, Abel Luciatti, Sebastián Prieto; José Paradela, Lucas Menossi, Agustín Cardozo, Aaron Molinas; Ezequiel Forlcaz, Nicolás Reniero. DT: Lucas Pusineri.

Gol: PT 35′ Kevin Zenón (U).

Estadio: 15 de Abril.

Árbitro: Yael Falcón Pérez. VAR: Héctor Paletta.

Fuente: UNO Santa Fe

Comenta sobre esta publicación