Gustavo Munúa dejará de ser entrenador de Unión cuando termine el Torneo de la Liga Profesional, por cuestiones que tienen que ver por lo económico, por diferencias en cuanto al proyecto futbolístico y por el desgaste lógico generado en ese año de trabajo.

Sin embargo, en cada una de las conferencias de prensa que brinda Gustavo Munúa luego de cada partido, defiende el proyecto deportivo de Unión y siempre se refiere al futuro de sus jugadores,y de las experiencias que van ganando en función de ese objetivo, lo que se podría tomar como una contraposición a la decisión de marcharse del club.

 

Vale recordar que la llegada de Gustavo Munúa se dio por una gestión pura y exclusiva de la secretaría técnica encabezada por Roberto Battión, quien como Plan A tenía a Pablo Repetto, quien desechó la propuesta. Sin embargo, se activó el Plan B y fue así que se generó el desembarco del exarquero de la Selección de Uruguay, que en su currículum tenía dos pasos por el poderoso Nacional.

Gustavo Munúa se encargó de darle una identidad de juego definida al equipo, de potenciar a varios de los juveniles del plantel, como Gastón González, Lucas Esquivel, Imanol Machuca, Kevin Zenón y Juan Ignacio Nardoni, por nombrar algunos. Incluso durante su gestión Unión realizó una de las ventas más importantes de su historia como fue la de Picotón al Orlando City de la Major League Soccer de Estados Unidos.

Y la frutilla del postre, dentro de cierta irregularidad en la que cayó en el equipo en el tramo final del 2021, fue una goleada ante Colón en el 15 de Abril, en la última fecha de ese Torneo de la LPF, victoria que además le sirvió para abrochar la clasificación a la Copa Sudamericana.

El año de la triple competencia lo tuvo a Unión con picos positivos y negativos de rendimientos, donde Gustavo Munúa en algunos pasajes priorizó la Copa Sudamericana, dejando de lado la Copa de la LPF, donde se quedó afuera de la fase final, más allá que salvó la ropa con un empate sin tantos ante Colón en el Brigadier López.

Unión abrochó su pasaje a los octavos de final de la Copa Sudamericana, en el sistema donde solo ingresaba el primero de cada grupo, dejando en el camino a históricos del continente como Junior de Colombia, Fluminense de Brasil y Oriente Petrolero de Bolivia, donde se mantuvo invicto, con empate en el Maracaná y una resonante victoria en Barranquilla. Pero en la siguiente ronda no pudo con la jerarquía de Nacional, y quedó al margen de la competencia.

 

“Es algo que se resolverá en la intimidad”, contestó Luis Spahn en diálogo con LT10. Sin embargo, la escalada del dólar, la imposibilidad de girar dólares al exterior y la economía debilitada de los clubes, situación a la que no escapa Unión, todo esto sumado a un desgaste lógico y la decisión de Gustavo Munúa de cambiar de rumbo en cuanto a su carrera como DT.

Y por lo que se pudo averiguar, luego de este informe de UNO Santa Fe, es que Newell’s avanzó con todo para seducir a Gustavo Munúa y contarlo como DT para 2023. Esto no cayó para nada bien en Unión, primero porque algunos no se animan a descartarlo para el año que viene y luego porque el equipo se está jugando una clasificación para llegar a la Copa Sudamericana del año que viene, que será clave para trazar el nuevo proyecto deportivo.

Con info de UNO Santa Fe