Permite abortar a menores de 16 años sin permiso paterno o materno y tutela una licencia menstrual remunerada para las trabajadoras.

“Es un nuevo avance para la democracia del país”, dijo la vocera del Gobierno, Isabel Rodríguez, a periodistas luego de la reunión del gabinete en Madrid.

Rodríguez dijo que esta norma permitirá “continuar ampliando derechos”, tras la aprobación hace 12 años de la ley del aborto vigente, impulsada por el entonces Gobierno del partido socialista (PSOE) de Sánchez, informó la agencia de noticias Europa Press.

Las medidas forman parte de un paquete que se enviarán al Congreso español para su debate y que incluye una extensión de los derechos de aborto, eliminando el requisito de que las jóvenes de 16 y 17 años obtengan el consentimiento de los padres antes de interrumpir un embarazo.

El Gobierno de Sánchez impulsa la medida justo en momentos en que la Corte Suprema de Estados Unidos parece encaminada a revocar el derecho constitucional al aborto vigente en el país desde hace casi medio siglo, lo que amenaza con deslegitimar los movimientos proaborto en otros países.

Al igual que con cualquier otra incapacidad médica temporal, un médico debe aprobar el problema de salud. La fuerza impulsora detrás del proyecto de ley es el socio menor del PSOE en la actual coalición oficialista, el partido de izquierda Unidas Podemos

El Gobierno del PSOE y Unidas Podemos, que llegó al poder hace casi cuatro años, ha hecho de los derechos de las mujeres una de sus banderas políticas. El Gabinete tiene 14 mujeres y ocho hombres en cargos ministeriales.

El aborto a demanda está permitido en España hasta la semana 14 de embarazo. El proyecto de ley también elimina el requisito de un período de espera de tres días entre la solicitud de un aborto y la interrupción del embarazo.

Según las propuestas, el servicio nacional de salud proporcionará gratuitamente la última generación de píldoras anticonceptivas, incluidas las píldoras del día después. Actualmente cuestan hasta 20 euros ($21) en las farmacias, según el gobierno.

La ministra de Igualdad, Irene Montero, dijo que si los legisladores aprueban las propuestas, España será el primer país europeo en otorgar licencia por enfermedad pagada por dolores menstruales.

“Se acabaron los días de (las mujeres) ir a trabajar con dolor”, dijo Montero, y agregó que las instituciones gubernamentales tenían que “descartar tabúes, estigmas y culpas sobre el cuerpo de las mujeres”.

La ministra expresó su apoyo a los movimientos feministas que luchan por el derecho al aborto en Estados Unidos y Polonia, así como en Chile, Argentina y Colombia.

Los funcionarios del Gobierno han dicho que una leve molestia no calificaría a las mujeres para la licencia menstrual. La ley propuesta se enfoca en síntomas más graves, como diarrea, fiebre y fuertes dolores de cabeza, dicen.

Las propuestas provocaron un debate sobre si la medida de licencia menstrual ayudaría o dificultaría a las mujeres en el lugar de trabajo, y algunos temían que las mujeres pudieran ser estigmatizadas.

Algunas empresas privadas en Europa han adoptado voluntariamente políticas de período. Partes de Asia, desde Japón hasta Corea del Sur, han tenido durante mucho tiempo reglas de licencia menstrual, aunque se ha debatido hasta qué punto se utilizan.

Italia consideró la idea en 2016, proponiendo un proyecto de ley que hubiera otorgado tres días libres pagados en su totalidad a los trabajadores que obtuvieran certificados médicos. La propuesta no logró avanzar antes de que terminara el período parlamentario en 2018.

El proyecto de ley español también contempla el reparto de métodos anticonceptivos en centros educativos vinculado a campañas sobre educación sexual.

Además, según fuentes del Ministerio de Igualdad, se crearán centros públicos de atención especializada en salud sexual y reproductiva y una línea de atención telefónica; y se formará de forma específica en educación sexual y menstrual a profesores y profesoras, funcionarios y funcionarias de prisiones, trabajadores y trabajadoras públicos.

Por otra parte, esta nueva norma incluye medidas para fomentar las buenas prácticas en todas las etapas del embarazo, especialmente, en el parto y en el postparto, entre ellas, la incorporación de una baja preparto desde la semana 39 de gestación, que no consumirá ningún día del permiso de maternidad.

Fuente: Uno Santa Fe