En Colón hay preocupación por lo que dijo Comesaña

Hubo una larga reunión entre los principales dirigentes y el entrenador sabalero. “Cada uno debe hacerse cargo de lo que dice”, expresó Vignatti por LT 9. El DT hizo declaraciones a una radio colombiana y a una emisora capitalina. No hizo más que avivar el fuego.

Preocupados y ocupados. Así están los dirigentes de Colón, con José Vignatti y Horacio Darrás a la cabeza, que el lunes mantuvieron una larga charla con el entrenador y este martes fueron al entrenamiento, junto a Patricio Fleming, para seguir hablando con Julio Comesaña y con los jugadores. La realidad es que, más allá de lo deportivo, porque el equipo no arranca (uno ganado, uno empatado y tres perdidos), descolocó y mucho el raid mediático que siguió realizando el entrenador después de perder el domingo ante Talleres en el Mario Alberto Kempes.

 

Concretamente, más allá de las frases polémicas en Córdoba, en las últimas horas se viralizó un polémico audio de Comesaña en el día de ayer con periodistas colombianos. En el extenso diálogo con la prensa cafetera, sobre el final de la charla, los colegas felicitan a Comesaña por decir las cosas que dice y remarcan que “fue Argentina a levantar un muerto como Colón”. Ante esa afirmación, el entrenador parece avalar lo dicho con una humorada, afirmando que “los vuelos de Avianca para Colombia salen a cada rato”. De mínima, a los dirigentes les pareció una desprolijidad que el entrenador avalara una entrevista de este tipo y semejante agravio para con el club.

La idea de los principales dirigentes era —al volver en coche desde Córdoba— intentar acercar al entrenador con los jugadores y preparar un asado de camaradería antes del complicado partido de este sábado a las 19 ante Racing. Es decir, colaborar en todo lo que se pueda para sacar el barco adaelante. Pero las declaraciones de ayer a los medios colombianos los descolocó por completo. Si bien nadie lo dice públicamente, en cierto punto están como defraudados, porque la ilusión por tener a Comesaña era muy grande y la prueba evidente es que Fleming y Vignatti viajaron a Curitiba, en vísperas de la final que iba a jugar el Junior por la Sudamericana, para manifestarle el interés del club por traerlo.

Paralelo a todo ello está el tremendo rebote en las famosas redes sociales que generaron las declaraciones de Comesaña, fundamentalmente las que hizo al medio colombiano donde a Colón lo tratan de “muerto”.

En forma irónica el técnico de Colón, Julio Avelino Comesaña, se refirió en Blog Deportivo —así se llama el programa de Radio Blu de Colombia— al mal momento que atraviesa su equipo. “La hinchada la tengo dividida: la mitad con mi mamá y la mitad con mi papá”, dijo en medio de risas el técnico uruguayo. Sobre lo netamente deportivo, el técnico manifestó siempre ha insistido en que los jugadores deben enfrentar sus miedos y salir a jugar o, de lo contrario, hacerse a un lado.

“Si uno analiza la situación en la que está el trabajo o la vida y entiende que la situación lo va a superar y no va a poder con ella se retira y punto. Si cree que puede con la situación, pues entonces la enfrenta”, añadió.
Es en esa charla, donde el periodista lo felicita por decir lo que dijo y remarca “además usted fue a levantar un muerto en Colón, porque Colón está muerto”. A lo que Comesaña remata con una humorada: “los vuelos salen todos los días”, como dejando abierta la puerta de irse en cualquier momento.

“Hay que tener los pantalones bien puestos para dejar al Junior en Copa Libertadores para ir a levantar un muerto como es Colón de Santa Fe, porque Colón es éso…un muerto”, le afirma el periodista. Ante esa afirmación, Comesaña sonríe, festeja la humorada y avisa que los vuelos de Avianca salen todos los días.
Antes había dicho que “Colón no es campeón de América ni del mundo, pero yo sí vengo de salir campeón en Barranquilla”. De todos modos, lo que más molestó a los dirigentes es que el entrenador se prestó a una entrevista donde se le faltó el respeto a la institución.

¿Qué pueden hacer los dirigentes de Colón ante esta situación?: manifestar su desagrado y advertirlo al entrenador. Y punto. En cinco días, Colón juega el partido más importante del semestre, recibiendo este sábado —a las 19— al puntero del campeonato: Racing Club de Avellaneda. Para colmo, con 5.000 hinchas de La Academia en las tribunas del Cementerio de los Elefantes (ver aparte: se agotaron en un par de minutos vía web). O sea, partido de alto riesgo deportivo en el marco de números que preocupan y duelen por donde se los mire.

Racing agotó en un ratito

Como se sabe, Colón y Racing jugarán este sábado a las 19 en el Brigadier López, dicho partido contará con público visitante, como pasó en el encuentro con River.

En cuestión de horas los simpatizantes de La Academia agotaron las entradas: un total de 4.000 populares y 770 plateas en la cabecera sur del FONAVI.

Así lo informó Racing a través de sus redes sociales: “Racing informa que las localidades puestas a la venta por @ColonOficial para la parcialidad académica de cara al partido del próximo sábado en Santa Fe se han agotado en su totalidad. Las mismas fueron vendidas mediante el sistema electrónico de @BoleteriaVIPOK”, comunicó La Academia.

En cuanto a lo deportivo, nadie quiere descansar en Avellaneda porque el objetivo es esforzarse al máximo para conseguir el gran objetivo. Por eso, pese a la desgastante seguidilla de compromisos, Racing practicó por la mañana en Avellaneda. El plantel, con la cabeza puesta en el encuentro del sábado a las 19.20 ante Colón, se movió en el gimnasio debido a la lluvia.

Como suele suceder, los titulares completaron una rutina regenerativa para recuperarse del triunfo ante Estudiantes. Los demás realizaron una rutina bajo las órdenes de los preparadores físicos. El siguiente entrenamiento será a puertas cerradas y sin atención a la prensa.

Vignatti: “Hay que hacerse cargo”

El presidente de Colón, José Vignatti, evaluó la realidad sabalera  expresando que “estamos preocupados pero tenemos fe que se revertirá la situación”.

Sobre el equipo dijo que “hay bajas actuaciones”, pero puso énfasis en que hay mala fortuna en tener tantos lesionados. “Eso es muy difícil de superar”, agregó el titular sabalero, quien este martes no hizo declaraciones al retirarse del entrenamiento, con cara de “pocos amigos”.

Con respecto a las declaraciones del técnico que apuntan a buscar responsabilidades en otros sectores, Vignatti expresó que “cada uno puede decir lo que quiere, pero también cada uno debe hacerse cargo de lo suyo”, en clara alusión en lo que debe hacer Comesaña.

Por otra parte manifestó que “se trajeron los jugadores que se necesitaban y todos fueron consensuados con el técnico”. Además reveló que “es cierto también que buscamos otros jugadores pero el alto costo del dólar lo impidió”.

Arengó a que “todos debemos estar unidos para superar el momento y no debemos ser fatalistas sino pensar en positivo. Es la forma de salir adelante”.

Cuando se le preguntó sobre las declaraciones de Zuculini, sobre la energía negativa que rodea a Colón, Vignatti dijo que “el jugador se refirió al problema de salud que sufrió el plantel y por las últimas lesiones”. De todas maneras confesó que hablará con el volante.

También aseguró que permanentemente hablan con el técnico y que tiene todo el apoyo necesario, pero volvió a expresar que cada uno debe responder por su sector y que “nosotros trajimos a Comesaña para lograr cosas importantes y poner a Colón en lo más alto”.

Vignatti se mostró confiado en que todo cambie, pero también pide una rápida solución para que todo vuelva a la normalidad.

Se perdió la confianza

Por Enrique Cruz (h)

Llegó rápido el desgaste, demasiado rápido. Comesaña mencionó muchas veces el término “transición” desde su arribo a Santa Fe, algo que se podía comprender como natural y lógico: venía a un fútbol distinto para él, a dirigir un plantel nuevo, con varios jugadores que se sumaron y que no en todos los casos fueron los que él pidió. Darle tiempo y tenerle paciencia, sonaba como algo terrenal. Pero el desgaste llegó muy rápidamente.

La sensación es que, a Comesaña, los dirigentes, la gente y hasta los jugadores (algo que seguramente se desmentirá) le han perdido la confianza. Si los jugadores están al día en lo económico y sin reclamos evidentes a la dirigencia, ¿por qué y a quién se refiere Zuculini cuando habla de que en el club hay energía negativa?

Los dirigentes estaban tranquilos hasta el domingo a la noche, inclusive habiendo escuchado las declaraciones de Comesaña en el estadio. No cayó bien lo que dijo para la radio colombiana. Hizo una broma cuando el periodista le dijo que había que tener los pantalones bien puestos “para agarrar a un muerto como Colón”. Si se le plantaba y reaccionaba en disconformidad y defensa hacia el club que lo fue a buscar y le paga, hasta hubiese quedado bien. Y reivindicado en parte, al menos desde la dialéctica, desde el discurso. Pero no lo hizo.

¿Qué pasa por la cabeza de Vignatti?, difícil suponerlo. Con Domínguez también terminó jugando al desgaste, a la renuncia y no al despido. El lo trajo. Habrá pensado en algo diferente, indudablemente, pero no fue así. Los argumentos de defensa se van terminando. Sólo una gran reacción del equipo, el sábado ante el puntero, puede cambiar este estado de cosas que presagia más una tormenta eléctrica que un día de sol. El desgaste que se generó, tan rápidamente, supera a los resultados y a ese tiempo de paciencia, natural y lógico, que Comesaña reclamaba y necesitaba.

Fuente: El Litoral

Compartí la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *