Se trata del “Tomás Perón”, un laboratorio clave para la producción pública de medicamentos. Un estudio advierte que su desfinanciación pone en riesgo el acceso gratuito de pacientes a fármacos para enfermedades crónicas.