“El grupo funcionó de forma permanente, estable y organizada durante varios años. Tenía como fin cometer delitos en torno a la vida deportiva e institucional del Club Atlético Colón”, subrayaron los fiscales.

Un hombre de 49 años cuyas iniciales son OML continuará en prisión preventiva en el marco de la investigación penal en la que está imputado como jefe de una asociación ilícita destinada a cometer delitos en torno a la vida deportiva e institucional del Club Atlético Colón.

La decisión de que OML continúe privado de su libertad fue tomada por el juez Pablo Spekuljak en una audiencia de revisión de la medida cautelar que fue solicitada por la Defensa y que se realizó el viernes en los tribunales de la capital provincial.

Los fiscales a cargo de la investigación son Federico Grimberg y María Laura Urquiza, integrantes de la Unidad Fiscal Especial de Delitos Complejos de la Fiscalía Regional 1.

Los funcionarios del MPA señalaron que “OML es investigado como jefe de la organización criminal; autor de amenazas coactivas y autor de incitación a la violencia colectiva y partícipe necesario de lesiones leves y daño (agravado en el marco de la ley nacional de Espectáculos Deportivos 23.184)”.

Asimismo, recordaron que el imputado tiene antecedentes penales condenatorios –el último de ellos por un homicidio en riña– y fue declarado reincidente.

Grimberg y Urquiza explicaron que “los abogados defensores fundaron el pedido de realización de la audiencia en dos motivos: el paso del tiempo desde la imposición de la prisión preventiva y la supuesta existencia de nuevas evidencias que podrían modificar los elementos tenidos en cuenta cuando se dispuso esa cautelar”.

“En relación al paso del tiempo, el juez argumento que si bien la prisión preventiva fue dictada en septiembre de 2022, hubo actividad investigativa todo el tiempo”, remarcaron los fiscales. En tal sentido, agregaron que “el magistrado también sostuvo que se trata de un legajo penal complejo y en el que hay muchas personas imputadas”.

Acerca de las evidencias aportadas en esta oportunidad por la Defensa, se expusieron una serie de entrevistas tomadas en la Fiscalía a distintas personas, informes realizados en relación a documentación secuestrada en la sede del Club Atlético Colón y a pedidos que se hicieron a organismos públicos y entidades privadas.

“La Defensa argumentó que no hay una asociación ilícita y que, en caso de que la hubiera, OML no es el jefe”, informaron los fiscales y añadieron que “los defensores también plantearon que el dinero que recibía OML del club Colón era a cambio de brindar seguridad en una asamblea del club o en distintas dependencias de la institución”.

Los fiscales plantearon en la audiencia que “de los informes solicitados en AFIP surge que el imputado nunca tuvo una relación laboral registrada y tampoco es monotributista, por lo tanto, seguimos sosteniendo que sus únicos ingresos provienen de la actividad ilegal de la asociación ilícita que lideraba, basada en la reventa de entradas, en la comercialización de indumentaria oficial y en el dinero que recibía del club”.

“Más allá de la argumentación de los abogados defensores, el juez rechazó sus planteos y entendió que los elementos aportados no son suficientes para modificar el estado de situación del imputado”, concluyeron los fiscales.

De acuerdo con la investigación que viene realizando la Fiscalía, el hombre que continuará privado de su libertad se le atribuye liderar una asociación ilícita que comenzó a funcionar, al menos, en agosto de 2019.

“El grupo funcionó de forma permanente, estable y organizada durante varios años. Tenía como fin cometer delitos en torno a la vida deportiva e institucional del Club Atlético Colón”, subrayaron los fiscales.

“El hombre que continuará detenido, junto con otro hombre –quien también está en prisión cumpliendo una condena por homicidio– negociaban con dirigentes de Colón la entrega de dinero en carácter de ‘sueldo’; entradas para que los miembros de Los de Siempre ingresaran gratis a los partidos y para la reventa ilegal; e indumentaria oficial del club, que también era destinada a la reventa”, precisaron los fiscales.

Según puntualizaron los funcionarios del MPA, “existen evidencias de que OML y el otro hombre eran quienes autorizaban la instalación de puntos de venta de alimentos, bebidas y cuidado de autos, que eran controlados por otros integrantes de Los de Siempre a cambio de dinero”.

En relación a las amenazas coactivas que se le atribuyen a OML son por lo ocurrido el 20 de septiembre de 2022 en el predio ‘4 de Junio’ donde se realizaba el entrenamiento vespertino del primer equipo de fútbol de Colón. “Entre 35 y 40 integrantes de la facción Los de Siempre fueron al lugar, amenazaron, intimidaron y agredieron físicamente a los jugadores. Les exigieron la entrega de dinero e indumentaria y los amenazaron diciéndoles que si no cumplían la pasarían mal, se las cobrarían con sus familias y sus hijos”, detallaron los fiscales.

OML y otros imputados que integraban la organización criminal Los de Siempre también son investigados por hechos ilícitos cometidos el 4 de octubre de 2021 en el partido entre Colón y Banfield; el 30 de marzo de 2022 en oportunidad del encuentro futbolístico entre Colón y Aldosivi; el 5 de abril de 2022 en el marco del encuentro internacional entre Colón y Peñarol de Montevideo; el 2 de mayo de 2022 en el conflicto por el hotel del Club Colón y el 14 de septiembre de 2022 en el partido entre Colón y San Lorenzo de Almagro.

Fuente: LT9

Comenta sobre esta publicación