Este lunes 4 de julio la Municipalidad de la Ciudad inaugurará la séptima baldosa del Proyecto Memorias Urbanas Feministas: “Explotación sexual de mujeres. Burdeles y trata en la Santa Fe de 1930”.

La misma será emplazada en la vereda del Hospital Vera Candioti  (Monseñor Zaspe 3738) donde antes funcionaba “La Maison Paris” el prostíbulo más caro de la época . La zona aledaña al Ferrocarril Mitre era en el territorio delimitado por ordenanza municipal para el ejercicio de la prostitución.

“Sesenta y dos años de prostitución reglamentada (1874-1936) Tanto la sociedad como el Estado consideraron a la prostitución un “mal necesario” que había que “tolerar” pero que debía esconderse en los arrabales de la ciudad, lejos de la “gente decente”. Una doble moral cimentada sobre la desigualdad de poder social, político, económico  y de género.

NUNCA MÁS EL SILENCIO, NUNCA MÁS  SOLAS.” – Memorias Urbanas Ferministas

 

 FM Chalet dialogó con Nidia Kreig, una de las impulsoras de este proyecto.

 

“Este lunes termina esta primera etapa de la colocación de las baldosas del Proyecto Memorias Urbanas Feministas, que junto a mis compañeras Teresa Suarez, Rosa García, Alicia Talsky, presentamos a la Municipalidad de Santa Fe y fue aprobada por ordenanza municipal. Estamos en la última, esta se va a colocar en lo que es el Hospital Vera Candioti, donde allí funcionaba por los años 30, el prostíbulo más caro de la ciudad, era de los hermanos Molina y estaba regentado por Paulina Pay.”

 

“La prostitución estuvo reglamentada desde 1874 a 1936, y el municipio fue corriendo las zonas habilitadas, lo que hoy llamaríamos zonas rojas, aquellos territorios donde funcionarían los prostibulos, a este último que fue en el año 1929, donde la zona se circunscribio a la zona del Ferrocarril Mitre.

En aquella época de prostitución reglamentada, se establecía un territorio controlado por la policía, había un inspector de prostíbulos que inspeccionaba, y las mujeres eran obligadas a dos exámenes en un lugar público de salud, pero fuera del horario común la ordenanza decía que ni siquiera podían hablar entre ellas, y que solo debían limitarse a contestar lo que les preguntaran, es decir el diario transita entre victimizar a las mujeres en situaciones de prostitución y trata, y estigmatizarlas.

Estaba naturalizada la prostitución, y también naturalizado que menores estuvieran allí, por más que la normativa dijera que había que tener 22 años, ahí también habían menores.”

Escucha la entrevista completa: