Video:Las inmobiliarias censuran el sketch de Guille Aquino

En el video, un broker inmobiliario intenta alquilar un espacio en la vereda a un inquilino que no puede pagar un alquiler. La Cámara de Inmobiliarias envió una carta documento a la Asociación de Inquilinos, por haber colgado el video en su sitio web.

El Colegio Unico de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cuciba)intimó por carta documento a la asociación Inquilinos Agrupados (IA) por haber publicado en su página el corto humorístico Palermo Indie, del actor Guillermo Aquino. El video, que circula libremente en las redes sociales, representa a través del humor la situación de un inquilino al que le duplicaron el alquiler y, como no le alcanza para renovar el contrato, el agente inmobiliario le ofrece alquilar «un lugar perfecto, muy espacioso y luminoso que viene amueblado»: un cartón y una frazada sobre una vereda en la vía pública. La escenificación, que promueve la ‘vivienda estándar’ que tienen miles de personas en las calles porteñas, pero sin que les cobren nada, levantó las quejas del sector inmobiliario. Para el titular de IA, Gervasio Muñoz, la intimación «va contra la libertad de expresión».

Según afirma la carta documento dirigida a Muñoz, el video «vulnera el derecho a la imagen y el honor que cabe dispensar a la profesión de corredor inmobiliario, con aptitud suficiente para causar daño y perjuicios a los intereses individuales homogéneos del universo de corredores matriculados».

Y agrega que «presentar como personaje principal a un sujeto altanero y petulante, con vestuario destinado a enfatizar y agudizar estas características al ojo del espectador, ejerciendo el corretaje inmobiliario con un libreto que insulta groseramente a sus clientes y le ofrece a otro personaje alquilar en la via pública junto a un tercer protagonistas en situación de calle y afirma evidentes falsedades aprovechándose de los mismos, instalando en la sociedad de consumo una representación peyorativa y altamente lesiva de nuestra actividad».

También aclaran que intimaron a la productora responsable del video para que lo retire «de los medios de comunicación y páginas de internet o portales en los que se encuentre subido, bajo apercibimiento de iniciar acciones legales».

La escena humorística de tres minutos y medio, forma parte de los sketch que graba Guillermo Aquino, cuyo primer hit en las redes sociales fue aquel video viralizado en diciembre, en el que un joven de 2018 recibe la llamada de su «yo futuro», y le cuenta todo lo que va a ocurrir ese año.

El video Palermo indie arranca con un «broker» trajeado que habla por celular con una posible clienta a la que le ofrece una propiedad en barrio Parque, frente al Malba. En ese momento, aparece Guille, un joven inquilino que tiene que renovar contrato. «Que susto si te cobro comisión, dos meses de depósito, escribano, te cojo de parado», le larga el corredor inmobiliario en tono canchero, tras cortar la llamada.

«Yo estoy con ustedes hace dos años y tengo que renovar el contrato. Me duplicaron el alquiler y no me alcanza la plata», alcanza a decir el recién llegado. «Tengo el lugar perfecto para vos», le anuncia el broker mientras Guille le pregunta si ingresan al edificio para ver el lugar.

«Ah, no, nono, no, es acá», dice el broker sin perder la sonrisa, y señala un cartón tirado sobre la vereda con una frazada encima. «Esto es inhumano, ningun ser humano debería vivir así», se queja el inquilino. «Bueeno, tampoco estigmaticemos. ¿Querés que te haga el tour?. «Pero es un cartón en la calle con una frazada». «Sí, viene amueblado. Ponete cómodo», le pide el vendedor mientras se sientan.

«Monoambiente tipo loft, muy canchero, muy amplio, muy luminoso, ideal para vos que sos joven. Zona de bares, de boliches. Acá te vas a cansar de coger». «Sí, de coger pulmonía», le aclara GUille mientras el corredor sigue con su descripción: «es un semipiso. Esto es una caja, la abrís y tenés un ambiente más. Onda ph». «¿Onda propiedad horizontal?». «No, onda pobreza humillante», aclara. «Tenés dos baños: el árbol que está acá en suite. O el McDonald’s de Corrientes. Cocina integrada (le muestra una olla), seguridad las 24 horas (le pasa una navaja), laundry (un balde)», y cuando pasa un peatón y tira unas monedas que tintinean en la olla le remarca: «se paga solo».

«Palermo indi, sí, Palermo indigente», le explica el trajeado al mismo tiempo que un homeless se sienta en el cartón, entre los dos. «Justo llegó el dueño del inmueble». «Ah, dueño directo», se sorprende Guille. «¿Trajiste la garantía?». «No». «Dejá, yo te cubro», informa el vendedor mientras le da un tetrabrik al indigente y le pasa a contar sobre los amenities. «Gimnasio». «Dejame adivinar, ¿la bicisenda que esta enfrente?. «Sí, una vez por día te corre la policía. Tranqui, onda personal trainer». «Hay dos SUM, dos sin un mango», aclara. «Pileta, no te voy a mentir, cuando llueve se inunda». «¿No tenés algo así por lo menos adentro de un cajero automático?. «No trates de cagar más alto de lo que te da el culo. Eso sí, no se aceptan mascotas». «¿No aceptan mascotas?. «Y no vas a hacer dormir un perro en la calle, no seas hijo de puta». Cuando finalmente le muestra el contrato, el inquilino se da cuenta que aún es muy caro. La opción entonces es convertirse en room mate con el indigente.

Para Muñoz, la carta documento no fue una sorpresa porque hace rato que el titular de IA viene recibiendo intimaciones por parte de Cuciba. Pero sí le resultó «bizarro el motivo», además de que atenta «contra la libertad de expresión».

«Nosotros no tenemos nada que ver con la producción del video, sólo lo colgamos en nuestras redes sociales y por eso quieren amedrentarnos. La intimación muestra lo trogloditas que son. Pero en realidad, lo que no pueden digerir es que los inquilinos planteemos cómo queremos alquilar y que presentemos proyectos de ley para regular el mercado inmobiliario», dijo Muñoz.

El referente de los inquilinos remarcó que «el Colegio Público fue creado por ley por la Legislatura para controlar el cumplimiento de las leyes e impedir los abusos de las inmobiliarias, y en lugar de eso nos persiguen a nosotros. Alguna vez, la Legislatura debería decir algo sobre la actividad del Colegio. El apriete como forma de defensa no es nuevo. En una ocasión mandaron carta documento exigiendo que no los nombre en los medios sistemáticamente, y en otra, que no publique el teléfono del Colegio en facebook, cuando tienen la obligación de ser públicos».

Con información de Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *