Video: el penal atajado que le costó la vida

 Reconquista: Mercedes Jara madre del jugador fallecido (Piki Coronel, de 17 años)  es la presidente del Club Unión de Golondrina, donde jugaba su hijo explica la importancia de tener una ambulancia disponible en las canchas.

Mercedes Jara  madre del adolescente que falleció jugando al fútbol para el club que ella preside, cree que a partir de ahora no habría que autorizar más un partido si no hay ambulancia y un médico.

Reconoce que como presidente de un club tampoco ella nunca garantizó la presencia de una ambulancia y un médico, pero considera que la muerte de su hijo es un antes y un después y ahora está convencida que no habría que autorizar más ningún encuentro deportivo si no hay ambulancia con un médico en el lugar.

Ella no tiene la confirmación de que podrían haber salvado la vida de su hijo, pero le quedó la «bronca»  por la demora en decidir qué hacer y en qué trasladarlo esos 50 Km que hay entre la cancha de fútbol y el Hospital de la Ciudad de Reconquista.

Podés leer: Atajó un penal con el pecho y luego falleció

Entre el público había un médico que le hizo RCP incluso acompañó al paciente en un vehículo particular hasta que en La Potasa se hizo el trasbordo a la ambulancia que había salido a su encuentro, pero nada fue suficiente. Recordemos que el director del Hospital Reconquista dijo a ReconquistaHOY que el paciente había ingresado en paro y que igual acá se intentó la reanimación pero sin resultado positivo.

Nadie sabe la causa de la muerte porque no se hizo autopsia ya que para el fiscal Alejandro Rodríguez no hay delito que investigar. Además Mercedes dijo que le hablaron de la posibilidad de una autopsia para determinar la causa pero que ella no quiso, «a nuestro hijo no lo va a devolver nadie».

Mercedes se convenció de que «de aquí en adelante» hay que exigir ambulancia y médico en cada cancha. Cree que «si había una ambulancia con oxígeno mi hijo no estaría donde está ahora», aunque tampoco nadie le aseguró eso.

Se fue haciendo lo que más le gustaba. Nació jugando a la pelota y murió jugando a la pelota. Se fue haciendo lo que más le gustaba.

Piki ya había sufrido una lesión importante jugando al fútbol.  Fue en Moussy donde se había fisurado el cráneo por un traumatismo y como tampoco había ambulancia lo trasladaron en la camioneta del presidente comunal de Golondrina, inconsciente, hasta el hospital de Reconquista donde había quedado internado. Después de ese episodio su madre le pidió que no juegue más a la pelota y recuerda que a la negativa, él le agregó que «yo me voy a morir jugando a la pelota».

Piki soñaba con ser policía «y no pudo cumplir su sueño», lamentó Mercedes; y el padre porque perdió su compañero del fútbol, «ahora le queda el de 9 años», se consuela.

Con información de Reconquista Hoy 

Compartí la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *