La intervención fue exitosa. Se recibió un hígado de La Pampa en un operativo cinematográfico. Las primeras horas son clave.

El lunes pasado, el niño de 8 años internado en la ciudad de Rosario por una hepatitis fulminante, desmejoró mucho y permanecía en estado crítico. Ante esto, los médicos, que esperaban la donación de un órgano, decidieron estudiar a sus familiares, pero felizmente llegó el hígado y lo pudieron trasplantar. Ahora vienen 24 horas críticas.

El nene fue derivado a la Unidad de Hepatología y Transplante del Sanatorio de Niños, el único centro autorizado en la región para realizar estas intervenciones. Allí se trasladan pacientes tanto del sector público como de sanatorios y clínicas.

Este martes por la tarde, los médicos cirujanos que realizaron la operación, David Biagiola y Lisandro Bitetti, aseguraron que la cirugía fue “exitosa” y que el nene evolucionaba favorablemente , aunque hay que esperar las primeras 24 horas, que son críticas.

Este niño tendrá una nueva posibilidad de vivir y hasta podrá desarrollar una “vida normal”, destacó el médico.