Sin producir acero siempre seremos vasallos

FM Chalet dialogó con Martín Ayerbé  Presidente del Foro Naval Argentino Hipólito Bouchard Social 21, La Tendencia sobre el proyecto para relanzar la industria siderúrgica argentina siguiendo los lineamientos del General Savio «Sin acero siempre seremos vasallos». La producción, distribución y comercialización de un acero argentino barato que sirva para activar la industria ferroviaria, la de la construcción de buques para nuestra marina mercante. La intención de generar en una primera etapa un alto horno eléctrico en La Matanza y luego generar pequeños altos hornos en las provincias y así lograr independencia y soberanía. Te invitamos a escuchar la entrevista completa.

¿De qué trata este proyecto de producción nacional de acero?

“En los mismos términos que te manifestaste de la triste y decadente realidad nacional, decadente por lo que la Argentina supo ser de los tiempos de San Martín, Rosas, Irigoyen o los de Perón donde la patria se sobrepuso sobre la colonia donde el pueblo fue fuerte, alegre y feliz. Esta decadencia nos produce una profunda tristeza como nuestros hermanos argentinos se los somete a una desocupación planificada por las embajadas extranjeras a través de la libre importación de manufacturas industriales para destruir la industria nacional y quitar la fuente de trabajo a los argentinos y crear artificialmente el hambre en el país de los alimentos porque esto es algo que no se puede naturalizar”.

“No podemos aceptar que se invente el hambre en el país de los alimentos bajo doctrinas económicas liberales o keynesianas que son todas tributarias de nuestros enemigos los ingleses o norteamericanos aquellos que con sus armas y logística derramaron sangre en Malvinas”.

“Ni keynesianos ni liberales, se necesita un proyecto de liberación nacional de un nacionalismo industrialista de tercera posición como venimos impulsando y que en el plano del acero tiene como objetivo el abastecimiento de acero barato para la industria argentina. Para que la pequeña y mediana empresa argentina pueda desplegarse teniendo su insumo base que es el acero en los perfiles llamados planos de manera abundante, saturar al mercado interno inundar a la Argentina de chapas y perfiles para que se pueda desplegar toda la ciencia aplicada en la producción nacional”.

“Esto es en un plano en el cual la industria siderúrgica es capital intensiva es una industria que no genera tantos puestos de trabajo como si lo genera la construcción que es el 50% de la mano de obra del costo o en la industria naval que da el 40% sobre un 60% de proveedores o en el caso de la industria liviana automotriz que da 30% en terminal y 70% en proveedores. El caso de la industria siderúrgica no son tan abundantes los puestos de trabajo de una acería respecto al nivel de inversión y con respecto a su nivel de facturación, la inversión grande y la facturación también grande pero los puestos de trabajo no van a ser tantos”.

“¿Por qué es estratégico esto? Ya lo establecía el General Savio “Sin acero siempre seremos vasallos” siempre seremos una nación dependiente de las potencias extranjeras que tienen sus altos hornos, sus hornos refinadores de oxigeno sus instalaciones que le permiten el ciclo completo , tomar el carbón mineral que tenemos en los Yacimientos Carboniferos Fiscales de Rio Turbio por más de 500 años a un ritmo de explotación de un millón de toneladas al año como alcanzamos en el 1974 con Perón , tomar el mineral de hierro como tenemos en HIPASAN (Hierros Patagónico Sociedad Anónima Minera) en Río Negro en Sierra Grande que privatizado y en manos extranjeras siguen sacando de la mina el mineral que ya fue removido por argentinos hace 30 años atrás es decir que hay abundante combustible mineral en Rio Turbio como de mineral de hierro en Sierra Grande como todo el macizo patagónico inexplorado por los argentinos hasta la fecha y eso nos daría la base junto con la piedra caliza extraída de la provincia de Buenos Aires”.

“Hierros patagónicos  inició los socavones, los túneles entrando a la veta del mineral para obtener el mineral de hierro así en bruto como se lo saca de la mina HIPSAN lo convierte en pelets  se les sacan las impurezas, pues este mineral no se manifiesta en la naturaleza limpio y puro sino que viene asociado a otros elementos y hay que refinarlo y convertirlo en pelets algo asi como una piedrita o lenteja que sale por una cinta transportadora hacia el puerto de aguas profundas que está en Sierra Grande luego se carga al buque, todas estas instalaciones las realizó el Estado argentino en su tiempo generando una mina de extracción del mineral de hierro asi esté listo para llevarlo a la planta siderúrgica colar arrabio donde se fabrica el hierro y luego refinarlo para obtener el acero. Esto permitió separar algunos minerales como el fosforo y el azufre y las impurezas que debilitan la estructura resistente del acero y obtener un mineral de calidad para la industria siderúrgica argentina”.

“Esto fue así hasta la década de los 90 donde HIPASAN fue la abastecedora de SOMISA de los Altos Hornos de General Savio que por el plan siderúrgico creado en 1947 complementaria de Yacimientos Carboníferos Fiscales de Río Turbio para proveer el mineral de carbón que esto constituía la cadena de valor del acero totalmente en manos del Estado, esto garantizaba la producción de SOMISA de 2 millones de toneladas de acero mediante sus propios altos hornos abasteciendo el mercado interno y vender productos elaborados y semielaborados al extranjero siendo un factor de ingreso de divisas superando el modelo agroexportador argentino y demostrando la enorme capacidad técnica y el coraje y la valía de nuestros hombres y mujeres de la industria”.

“HIPASAN se privatizó por obra y gracia de Miguel Pichetto que es un político caro, no por lo que cobra, sino que para poder sobrevivir en la partidocracia neoliberal y cumplir las órdenes de las embajadas extranjeras le indican ha destruido la provincia de Río Negro privatizando HIPASAN, destruyendo la economía del Alto Valle y ahora queriendo montar en Bariloche una zona franca para importación de manufacturas industriales y productos electrónicos del extranjero esta es la condición real e histórica en la cual HIPASAN existió”.

“Como se revierte esto, recuperando HIPASAN sacando de las manos privadas derogando el decreto 1398 complementario de la ley de reforma del Estado 696 de Dromi de la década de los noventa y sacando las 27 empresas del área de defensa  sujeta a privatización como se encuentran. Aquí lo que viene es simple, montar en una primera etapa una fábrica de acero eléctrico, nosotros tenemos la idea de montarla en La Matanza y poder hacernos de toda la chatarra para poder picarla triturarla y ponerla en los hornos eléctricos para colar acero. Esto requiere una inversión mínima que de acuerdo al tamaño de la planta oscila entre los 500 a 1.500 millones de dólares pudiendo obtener una colada continua para obtener perfiles, palanquillas y tochos para construcciones estructurales para utilizarlo en la construcción pudiendo colar entre 80 a 100 toneladas por día y 600.000 toneladas al año y volcar toda esa producción al mercado interno “.

“En una segunda etapa poder montar altos hornos no de gran tamaño sino que puedan ser montados de manera redundante en distintos puntos de Argentina para que las provincias puedan desplegarse a partir de una industria base como lo es la industria siderúrgica obteniendo Altos Hornos pequeños de 300.000 toneladas de acero al año y asi poder obtener productos siderúrgicos para la reconstrucción ferroviaria del país para la construcción e industrias asociadas asi hacer realidad el proyecto que tenemos desde la Social 21 de activar la red ferroviaria del país con rieles  colados con el acero argentino”.

Escucha la entrevista completa:

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *