El Banco Central vende divisas desde la apertura de operaciones para contener la corrida.