En Santa Fe se realizó un estudio internacional en materia de salud que permitió salvar vidas en el marco de los peores momentos de la pandemia durante la primera y segunda ola.

La investigación caratulada como Activ-1 demostró que la acción de dos medicamentos ya existentes disminuyeron el riesgo de mortalidad como consecuencia de neumonía bilateral por Covid en pacientes graves.

Este estudio fue subvencionado por el Departamento de Salud de Estados Unidos, con alcance a escala mundial que incluyó la participación de países como Argentina, Perú, Brasil, Colombia y México. En Argentina hubo 11 centros de estudio en total, con la atención de 208 pacientes quedando segundo dentro de los países de Latinoamérica con mayor cantidad de pacientes detrás de Perú, que comenzó con los estudios antes. El centro más próximo fue el sanatorio Británico de Rosario.

La ciudad de Santa Fe colaboró con el 30% de los pacientes en la muestra local, siendo de esa forma el centro de investigación con mayor cantidad de pacientes en Argentina y el octavo a nivel mundial. En el sanatorio de Diagnóstico, sede del estudio en la ciudad, se analizó la evolución de 65 personas infectadas con cuadros graves.

En un principio se habían elegido tres fármacos para testear su acción frente a la evolución del Covid, pero terminaron siendo dos: Infliximab y Abatacept. Estos son medicamentos que hay en el país y que ya están aprobados contra otras enfermedades, llamados inmunomoduladores, limitando el desarrollo de la inflamación producida por el virus y por la activación del sistema inmune.

Diario Uno