La medida fue impulsada por los propios vecinos como una medida de “autoprotección” luego de la aparición de los animales en varios barrios de la capital.

Residentes del los barrios del norte de Roma denunciaron la presencia de familias enteras de jabalíes recorriendo las calles de la ciudad. Frente a la falta de respuesta inmediata por parte de las autoridades, fueron los propios vecinos quienes decidieron autodecretar un “toque de queda” nocturno como medida de autoprotección, para evitar encontrarse con los animales.

Más allá de ser una situación poco usual en la cotidianeidad de los romanos, las organizaciónes protectoras de animales llevaron calma y advirtieron que no son animales agresivos, ya que sólo se defienden “si se sienten amenazados ellos mismos o sus familias”, explicó Massimo Vetturi, director de la unidad de animales salvajes, aseguró el portal El Debate.

En respuesta, un grupo de vecinos organizados y activistas del barrio de Aurelio -un suburbio ubicado en las afueras de Ciudad del Vaticano- afirmó que los animales “se están acercando cada vez más a la gente, y no solo de noche, sino que pasean por las calles a todas horas del día. Por su parte, otra vecina de la zona, relató una situación que vivió mientras paseaba a su perro por las calles del mencionado barrio, donde logró visualizar una familia entera jabalíes al costado de un basural.

Fuente: LT9