Unión pone la mira en el escolta Gimnasia de La Plata, a quien recibirá el próximo jueves desde las 19, en el estadio 15 de Abril, en el marco de la fecha 14 del Torneo de la Liga Profesional.

Gustavo Munúa tendrá la misión de recuperar anímicamente a su plantel, que viene de un duro golpe ante Argentinos, ya que en La Paternal desaprovechó la chance de seguir prendido en lo más alto de la tabla de posiciones.

El plantel realizó trabajos de protocolo en Buenos Aires el lunes por la mañana, en tanto que luego emprendió viaje vía aérea a Santa Fe, y este martes arrancaron los entrenamientos en Casasol.

El mediocampista Juan Carlos Portillo, con una molestia en un empeine, es la preocupación del entrenador de Unión, ya que lo tuvo que reemplazar en el entretiempo del partido ante el Bicho. Para el cuerpo técnico se trata de un jugador clave, que por características no tiene un reemplazo natural en el plantel.

De todas formas, se pudo averiguar que la salida del volante nacido en Puerto Rico, Misiones, fue por precaución y porque coincidió con la necesidad del técnico de sumar un mediocampista con más llegada como Enzo Roldán.

También finalizaron el partido con molestias el delantero uruguayo Jonatan Álvez, por una contusión en la tibia, y Federico Vera, con un dolor en el muslo, aunque ambos estarán en condiciones de ser tenidos en cuenta, al menos para integrar el banco de los suplentes.

En cambio, todavía no están para regresar al equipo el defensor Facundo Agüero, el volante Daniel Juárez y el delantero Matías Gallegos, quienes ultiman su recuperación tras sendos problemas musculares.

Al margen de los lesionados, el técnico Munúa evalúa realizar cambios debido a que la actuación del equipo mostró puntos flojos en todas las líneas y en ese sentido está en duda la presencia de Imanol Machuca, quien podría ser reemplazado por Mariano Peralta Bauer.

FUENTE: DIEZ EN DEPORTES / TÉLAM