“La muzzarella aumentó hasta un 150% en lo que va del año”

A 8 años de la inauguración del bar Liverpool, su propietario Félix Cortopassi describió la difícil situación que atraviesa su emprendimiento y el sector en general. Explicó que fue “resignando rentabilidad” porque “no se puede marcar en la carta” el impacto de las subas de insumos y tarifas. “Cuando arrancamos había un gobierno que apoyaba mucho el mercado interno y el acceso al consumo de ciertos bienes y servicios era más accesible para la gente en general”, indicó.

.

En diálogo con El Hormiguero Express, Cortopassi recordó que “allá en nuestros inicios, por el año 2011, uno era de aventurarse, no pensarlo tanto, o asumir algunos riesgos que hoy por hoy se hacen más complicados por la inestabilidad en la que estamos viviendo, la situación económica que no nos está ayudando demasiado. Creo que en general en el gen argentino y del emprendedor está la capacidad de adaptación a los distintos contextos que se van formando a través de los años”.

“Cuando arrancamos había un gobierno que apoyaba mucho el mercado interno y el acceso al consumo de ciertos bienes y servicios era más accesible para la gente en general. Hoy se ha acotado demasiado esa posibilidad, la gente lo piensa dos veces antes de gastar en algo. Y sobre todo lo primero que recorta es la salida, el esparcimiento, la diversión, porque tiene que enfocarse en otras prioridades. Todo el tema de insumos nos ha golpeado bastante. Las tarifas que han subido muchísimo también”, continuó.

En ese aspecto, el emprendedor gastronómico precisó que “ha repercutido sobre todo en los márgenes de ganancia. Porque uno en pos de seguir con la actividad y que la gente siga concurriendo, y de tener un poco de empatía con el cliente, no marcamos todo en la carta porque si no sería imposible, ha ido resignando rentabilidad. Entonces hay que hacer frente a todo el esquema de costos de funcionamiento de un local que antes era otro el margen. Hay colegas que los ha afectado directamente con el cese de la actividad. Tengo amigos que han decidido cerrar días por los costos que les implica abrir o directamente bajaron las persianas. Por poner un ejemplo de algo que manejamos, como la muzzarella, han habido aumentos hasta semanales de un 20 ó un 30%, o sea que en lo que va del año hemos tenido aumentos de hasta un 150%. A eso no lo podés descagar todo en el menú”.

 

 

Compartí la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *