FM Chalet dialogó con Gustavo Vogel de la Casa de Juan Diego que está realizando una campaña para recolectar alimentos no perecederos pues la situación alimentaria es crítica teniendo en cuenta las prestaciones que tiene la institución.

“Esta campaña ha ido aumentando la demanda de atenciones y prestaciones, lanzamos esta campaña a raíz del aumento en la demanda que estamos teniendo y la necesidad de complementar y de mejorar lo que teníamos hasta el momento teniendo en cuenta que los recursos disponibles cada vez alcanzan menos para mantener el nivel de prestaciones que tenemos”.

¿Con cuántos pibes labura la Casa de Juan Diego actualmente?

“La Casa hoy trabaja con el Centro de Día entre 15 a 20 jóvenes más el trabajo de acompañamiento a familias que es una modalidad que venimos desarrollando y ampliando precisamente que los jóvenes ya no están más en situación de calle y complementando en la asistencia de Casa de Medio Camino “.

¿Qué han observado en estos últimos años?

“Desde nuestra mirada vemos la situación muy compleja, donde el aumento de la asistencia alimentaria hace 5 años no era prioritaria la intervención hoy sí es prioritaria pues hay hambre. La problemática habitacional es tremenda en la ciudad fundamentalmente con la población que trabajamos nosotros han aumentado exponencialmente los asentamientos irregulares en sectores donde no hay seguridad ni servicios o son muy escasos el nivel de irregularidad y precariedad es muy grande, tenemos una situación muy compleja en los sectores más débiles de la sociedad”.

¿Por qué crees que hay un sector de la sociedad que niega el hambre?

“Hay un dicho que dice: no hay peor ciego que el que no quiere ver, hay pocas personas que se preocupan por la realidad del otro, creo que institucionalmente se ha tratado de fortalecer los mecanismos para que el otro no nos preocupe, que el otro sea visto como una amenaza, que el otro sea diferente y que está así porque quiere o porque no procura estar de otra manera  y genera toda esta situación”.

Se ha instalado que el problema son los beneficiarios de planes sociales

“Hay un nivel de ignorancia y desconocimiento sumado a la desinformación de algunos sectores y de algunos medios en particular que es tremendo, tampoco hay espacios institucionales que fomenten una mirada comunitaria, el gobierno en sus diferentes niveles creo que podría mejorar esa mirada, instituciones religiosas, clubes de barrio, vecinales, podrían ser instituciones que trabajan con esa mirada, pero hacen falta muchos más”.

¿Cómo se puede hacer para colaborar con la Casa de Juan Diego?

“Lo que nosotros estamos pidiendo es que todas aquellas personas que quieran colaborar se acerquen a la institución los días martes, miércoles y jueves desde las 13 a las 17 horas con alimentos  no perecederos, alimentos secos, fideos, arroz, salsa de tomate, harina. Lo que la gente quiera colaborar siempre es bienvenido, leche en polvo y pañales.

Escucha la entrevista completa: