Un tráfico por un valor de al menos 14 millones de dólares fue descubierto tras la muerte de un buzo que sospechan intentaba sacarlos del carguero Areti, que transportaba derivado de soja y había partido del puerto santafesino. Investigadores hablan de un tráfico “sofisticado” y “profesional”

En el agua, más de 50 kilos de cocaína. Foto: Policía de Newcastle.

Botes sospechosos, un buzo con equipo de alta tecnología muerto en la costa, un barco granelero proveniente de San Lorenzo y el hallazgo de paquetes flotando con un total provisorio de 54 kilos de cocaína son datos de un impactante tráfico de drogas descubierto el lunes último en el puerto de Newcastle, en Australia. Los investigadores del caso describieron la operación como “profesional” y “sofisticada”. Todos los indicios apuntan a que los estupefacientes estaban siendo descargados del buque Areti GR, que había partido de Santa Fe el miércoles 4 de mayo y arribado a Newcastle el domingo pasado, aunque con al menos una escala en La Plata.

Para indagar más sobre el tema FM Chalet dialogó con Carlos Del Frade, investigador y Diputado Provincial.

Nos llegó la información de que el barco que llegó a Australia había partido de Renova, Timbúes. De una empresa que se llama Crashing a nivel internacional más importante del mundo, es decir molienda de cereal, es propiedad histórica de Vicentin, y después lo fue trasladando en el proceso de vaciamiento, lavado de dinero y fuga de capitales que produce Vicentin, que le fue dando a su socio internacional ahora llamado Viterra, y que es además hoy la primera importadora de Argentina. Esto está marcando efectivamente que los cargamentos de cocaína desde la Argentina, desde el río Paraná y desde la Provincia de Santa Fe no paran, el año pasado salieron 16 toneladas de cocaína que mandaron a Europa en febrero del año pasado, también desde acá.

 

Lo que es imprescindible es ver como el Estado es bobo y cómplice porque no se mete en lo que entre y lo que sale de las bodegas de las grandes empresas exportadoras, que además no son dueñas sino que son inquilinas de los puertos privados que tenemos en la provincia de Santa Fe, y marca la necesidad de que volvamos a tener un control en serio, porque generalmente después eso termina en los barrios más humildes de nuestra provincia, especialmente los cargamentos de armas que hacen que las chicas y los chicos vivan este drama de la sangre derramada en los barrios, mientras el dinero se lava en Rosario, en Santa Fe, en Rafaela, en Reconquista, en San Lorenzo, en Venado Tuerto… y ese es el drama que estamos viviendo.

Escuchá la nota completa: