“Es necesario recrear los lenguajes políticos y rescatarlos de la maraña tecnológica en las cuales están inscriptos”

12 Atajos en una Hora dialogó con Horacio González ,sociólogo, docente, investigador ensayista argentino, ex director de la Biblioteca Nacional, el cual argumentó sobre la necesidad de crear nuevos lenguajes políticos y estatales después de la salida de la pandemia como eje articulador a una nueva concepción política economía y social superadora al fracaso del modelo capitalista neoliberal que solo ha provocado exclusión y muerte en todo el planeta.

¿En medio de esta crisis sanitaria como es pensar en un nuevo lenguaje público y estatal?

Hay una crisis de dimensiones inexploradas, siempre hubo pestes en la  historia de la humanidad pero esta tiene características nuevas y muy riesgosas que ha trastocado toda la vida pública y es evidente que entre los temas que hay que tratar es no solo de reponer la vida social sino también las lenguas como se comprenden, se escriben, se tratan y se discuten todos estos temas y ahí yo veo como centro del problema a los medios de comunicación”.

“Problema en el sentido de que hay una evidencia  durante todo el siglo XX que todos los lenguajes políticos que tenían como centro  el lenguaje en un parlamento y de escritura inmediata como intermediación a través de la radio y la televisión, las redes y ahora el zoom aparecen condicionamientos técnicos de todo tipo, de espacio, de tiempo, de pautas, de cómo hablar tanto por parte del Estado como por parte de las personas desde las más íntimas hasta las más públicas y todos los que usan el lenguaje público para tratar los problemas comunes”.

“No estoy diciendo ninguna novedad con esto, es evidente que desde hace años que la lengua pública y la del Estado venía siendo pautada, regularizada y normalizada por todos  los instrumentos técnicos de mediación en ese sentido hay una decadencia de todas las lenguas y no se mantiene desde el punto de vista de su decadencia, de su agrietamiento  solamente en los planos con más exigencias literarias y en círculos más o menos restringidos, pero hay un mercado de la lengua, hay un mercado de la escritura , hay un mercado de los sentimientos, hay un mercado de la vida política y hay un esquema publicitario genérico que abarca tanto a la producción comercial como la producción del lenguaje político. Pero bueno uno diría pero si eso ocurre en todo el mundo , pero si evidentemente si eso ocurre en todo el mundo reforzado por el coronavirus que nos une en términos de miedo y pánico que obliga a crear una composición alternativa tal como lo dijo el presidente de priorizar la salud a la economía”.

“Luego ese privilegio que tiene la salud está siendo obviamente limitado o relativizado de distintas maneras porque evidentemente hay que producir porque hay presiones social no descifrable  muy fácilmente pero en el sentido de hacerle una nueva pregunta a ese privilegio respecto a la salud si  uno puede convivir con una economía que permita la supervivencia y el trabajo y en ese sentido me parce que falta lenguaje para decir cuál sería  la economía que corresponda al privilegio de la salud  no a la economía del capitalismo financiero bajo el cual vivimos sino algún otro tipo de formula económica, cooperativismos, autogestiones nuevas tecnologías más aceptables desde el punto de vista de las mediaciones y que las mediaciones tecnológicas no sigan generando corporaciones como google o Microsoft sigan gobernando la vida cotidiana de las personas o Mercado Libre  que es la empresa más importante en Argentina es un agente de intermediación informática , para todo eso se precisa un lenguaje nuevo y para describir un momento tan maravilloso como la salida de la pandemia que no sabemos bien cómo  será pero que ojalá no sea repitiendo la  vieja sociedad de la que salimos ni tampoco reforzando el capitalismo financiero, los fondos buitres peligro que también corremos, es necesario recrear los lenguajes políticos y rescatarlos de la maraña tecnológica en las cuales están inscritos”.

Escucha la entrevista completa:

 

Compartí la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *