El capitán de la Selección argentina frenó una situación para que un pequeño fanático pudiese llevarse una foto con él.

Luego de que el PSG conquistara su primer título de la temporada al vencer al Nantes por la Supercopa de Francia en Israel, Lionel Messi tuvo un gran gesto con un nene que invadió la cancha para pedirle una foto.

En medio de la corrida, el pequeño fue interceptado por personal de seguridad, que lo intentaba retirar entre empujones.

Sin embargo, el capitán de la Selección argentina advirtió la situación, pidió que lo soltaran y luego accedió a sacarse la foto.