El gasoducto de la Costa costará 600 millones, el doble de lo previsto

El proyecto había sido pensado con un dólar a 18 pesos y sufrió modificaciones. Una de las obras más discutidas en la región, comienza tomar forma.

Por Aquiles Noseda                                                                                                                          Fuente: Uno Santa Fe

El gasoducto de la Costa debe ser una de las obras más discutidas en la región. Se trata del proyecto que pretende llevar el servicio de gas natural, en una primera etapa, a Colastine y a San José del Rincón.

La obra, que realizará Enerfé (empresa de gas del Estado de Santa Fe) fue pensada hace tres años pero recién ahora comienza a dar pasos concretosIntereses privados y públicos, más cierta burocracia de entes de control del Estado, encargados de tomar definiciones precisas para avanzar, provocaron que el inicio de su construcción se demore.

Esa situación generó que el proyecto al día de hoy cueste aproximadamente 600 millones, el doble de lo que estaba previsto en un inicio. Eso se debió a un par de varias situaciones, una de ellas vinculada directamente con la depreciación del peso y otra relacionada con la extensión de obra.

Es que su realización fue pensada con un dólar a 18 pesos y hoy cotiza entorno a los 46 pesos. La devaluación impacta directamente en el costo de los materiales, muchos de los cuales acompañan los movimientos del dólar. La inflación es otro de los enemigos que también juega, asociado al primero, y que colabora con el incremento de los costos de la construcción.

La otra cuestión está vinculada a los cambios exigidos por el Ente Nacional Regulador de Gas. El ente exige que el gasoducto se conecte al sistema no desde la planta subterránea que se encuentra en la Plaza Pueyrredón (como estaba pensado en el proyecto inicial) sino desde la estación que se encuentra en cercanías al parque Garay, que posee el doble de capacidad (25 kilos). Eso obligó a extender el gasoducto aproximadamente unos cuatro mil metros. Por otro lado, solicitó que se adquieran caños más grandes respecto a los que estaban previstos.

Génesis

Los intereses de Litoral Gas en querer participar de la iniciativa, solo brindando el servicio de distribución domiciliario, generó demoras. En ese momento, desde el gobierno provincial advertían que la obra se realizaría siempre y cuando quede en manos de Enerfé. Es decir, que la empresa de gas del Estado no solo realice el gasoducto, sino que además se encargue de la distribución domiciliaria luego.

El dilema le abrió la puerta a una audiencia pública que se realizó el 10 de mayo del 2018. De la misma participó el intendente de la ciudad, José Corral y el gobernador, Miguel Lifschitz.

Fue justamente Corral quien venía reclamando enérgicamente por el llamado a licitación para la construcción del ducto desde julio de 2017 y que mantuvo fuertes cruces con legisladores y funcionarios provinciales ya que la provincia no avanzaba con el proyecto que había presentado el municipio.

Pablo Farías, ministro de Gobierno, fue el que en una conferencia de prensa salió a señalar que el proyecto presentado por el municipio para llevar gas a la costa era «inviable» ya que no preveía la posibilidad de extensión.

Finalizada la audiencia pública, las expectativas estaban centradas y focalizadas en quien debía resolver sobre la cuestión, el Enargas (Ente Nacional Regulador de Gas). El organismo, que debía responder al mes de realizada la audiencia, se tomó más tiempo de lo previsto. 

Luego de solicitarle a Enerfé algunos cambios respecto al proyecto inicial, Enargas terminó definiendo a favor de Énerfé 320 días después al día de la audiencia.

El martes 26 de marzo de este año, el organismo autorizó a «Santa Fe Gas y Energías Renovables a hacerse cargo de la construcción, operación y mantenimiento del gasoducto de la Costa para proveer de gas natural a Colastiné Norte, San José del Rincón y, en un futuro llegará hasta Santa Rosa de Calchines.

Asimismo, en esa resolución el Enargás también explicitó: «Tener por desistido el derecho de prioridad de Litoral Gas S.A. para construir, operar y mantener las obras necesarias para abastecer con gas natural por redes al barrio Colastiné de la ciudad de Santa Fe y a la ciudad de San José del Rincón».

Compra de caños

Desde Enerfé informaron que se prorrogó para el lunes 27 la apertura de sobres para la adquisición de caños para el gasoducto. Desde la empresa argumentaron que el motivo de la postergación (estaba previsto para el lunes 13) fue que los dos fabricantes que solicitaron los pliegos pidieron una prórroga ya que no llegaban a reunir la documentación solicitada.

Son en total 19 kilómetros de caño de acero, que tienen un presupuesto que ronda los 118 millones de pesos. Los conductos van a estar acopiados en un predio cedido por el Ente Portuario. Según informaron, se trata de «un lugar accesible» y que «permitirá entrar y salir con el equipamiento”.

Desde la empresa estatal destacaron que luego de la compra de los caños, vendrá el llamado a licitación para la construcción del gasoducto. Según pudo saber este medio, la idea es realizar la convocatoria a finales de este mes o principios de junio. Si todo se presenta como lo planeado, desde Enerfé creen que en octubre se podrían comenzar a ver «el rompimiento de calles».

La obra

Las tareas, que tienen un plazo de ejecución de 18 meses a partir del día de adjudicación. Estiman que beneficiaráa a 10 mil familias y 200 comercios de la zona.

La primera etapa del gasoducto tiene una extensión total de 19 kilómetros: inicia en la Estación de Separación y Medición ubicada en el Parque Garay, donde se conecta al gasoducto principal, y de allí recorre cuatro kilómetros dentro de la ciudad de Santa Fe con caños de 12 pulgadas (30,5 centímetros) y una presión máxima de trabajo de 25 bar, hasta el viaducto Nicasio Oroño.

Desde allí, el caño se reduce a diez pulgadas (25,4 centímetros) y comienza su recorrido de 5,6 kilómetros cruzando la laguna Setúbal y cinco aliviadores de la Ruta Nacional Nº 168 hasta su intersección con Ruta Provincial Nº 1. Para cruzar la cañería por los aliviadores será necesario utilizar el método de perforación horizontal teledirigida por la extensión, profundidad y complejidad que requiere la obra en este sector de bañados y riachos.