Cada 16 de agosto, se celebra alrededor del mundo el Día Internacional del Ron, uno de los destilados caribeños más antiguos, famosos y consumidos procedente de la caña de azúcar.

La forma más popular de tomarlo es mezclado con lima, menta, azúcar y hielo, lo que define al famoso Mojito, trago infaltable en las barras de todo el mundo. Sin embargo, este destilado también es protagonista de cócteles como el daiquiri, la piña colada incluso en alguna mezcla que antes era patrimonio exclusivo del whisky, como el Ron Old Fashioned.

El origen del ron se remonta al siglo XVI, en las Antillas, cuando los españoles introdujeron la caña de azúcar en América. Los habitantes de la región descubrieron que después de extraer el azúcar de las cañas, quedaba un líquido muy espeso: la melaza que, al destilarse, se convertía en ron.

Fueron los británicos quienes se encargaron de llevarlo a Europa. Con el tiempo, creció la popularidad de este destilado a tal grado que hoy tiene un día para conmemorarlo.

Resulta complicado clasificar el ron, ya que es una bebida que se produce en multitud de países, cada uno con su propia legislación y nomenclatura. Sin embargo, se los clasifica según su origen, color y elaboración.

TIPOS DE RON
  • Ron blanco o ligero: con un sabor más seco y de consistencia más ligera que los otros tipos de ron. Su proceso de añejamiento dura entre 18 a 36 meses. No posee color, debido a un proceso de filtrado a través de carbón. Es muy utilizado en la preparación de diversos tipos de cocteles: mojito, daiquiri.
  • Ron oro o dorado: en su proceso de maduración se “envejece” en barricas de roble, razón por la cual adquiere un tono de color amarillento. Su proceso de añejamiento dura entre 3 a 6 años.
  • Ron oscuro o pesado: se envejecen en barricas de roble carbonizado durante varios años, conservando un fuerte sabor a melaza. En su proceso de destilación se utilizan alambiques, adquiriendo un tono color ámbar. Es muy utilizado en la elaboración de postres.
  • Ron con especias o ron con sabor: se envejecen en barricas con especias o frutas. Entre los usos más comunes de esta bebida espirituosa se destacan los siguientes:
  • – Preparación de cocteles y bebidas dulces.
  • – Elaboración de postres.
  • – Preparación de platos gastronómicos.

Fuente: elcomercio