Este lunes se abrió el material secuestrado en los allanamientos en el Ministerio de Seguridad realizado semanas atrás.

Tras los requerimientos en el Ministerio de Seguridad por supuestas irregularidades en un llamado a licitación para la compra de armamento y por presunto espionaje ilegal, este lunes se realizó la apertura del material secuestrado y el análisis de las pruebas.

Luego que el ex titular de la cartera, Marcelo Sain, se mantuviera en silencio tras ser citado ante la Fiscalía provincial y la renuncia de gran parte de los funcionarios de su riñón que aún permanecían en la cartera, Sain se despachó hoy con una catarata de twitts para cruzar a los fiscales del Ministerio Público de la Acusación (MPA) que anunciaron el hallazgo de gran cantidad de “material de interés para la investigación”.

A través de un comunicado, el MPA informó que corroboraron “gran cantidad de evidencia de utilidad para las dos investigaciones, entre la que se incluyen documentos e información referidas a personas físicas obtenida de distintas fuentes o bases de datos; siete bolsas de consorcio con documentos destruidos; otros acondicionados para ser destruidos y datos referidos a procesos licitatorios del ministerio de Seguridad de la provincia”.

En contrapartida, el ex ministro de Seguridad desmintió la existencia de cualquier material probatorio, mientras habló de un “Lawfare a la santafecina”, donde medios de comunicación hablaron de “cientos de carpetas de espionaje sobre periodistas, políticos y empresarios”, antes que “terminaran los allanamientos”.

Asimismo, apuntó explícitamente contra “politqueros como @maxipullaro (Maximiliano Pullaro) que dijeron que había ‘miles’ de carpetas. No fue así, había dos de una gestión antigua que ya se mostrarán, pese a la protección fiscal con que cuenta”, agregó.

Por su parte, desde el MPA informaron que la apertura y digitalización de la documental secuestrada en el ministerio de Seguridad, tanto en la sede de la ciudad de Santa Fe como en la de Rosario, “fue realizada este lunes y tomó unas nueve horas”. La diligencia comenzó alrededor de las 9.30 y se extendió hasta las 18.30. Se llevó a cabo en la sede de la UFE de Delitos Complejos en la ciudad de Santa Fe y contó el control de los abogados defensores de las personas investigadas.

Con info de Sin Mordaza