Cómo será el pago de las tarjetas y de los préstamos bancarios

Se dispuso una rebaja en la tasa de interés de financiamiento del actual 55 por ciento al 49 por ciento anual. A principio de marzo se había aplicado el techo de 55 por ciento, que en la práctica implicó una reducción respecto del 85-80 por ciento que cobraba el sistema en promedio. Se extiende el plazo para pagar el saldo hasta el 13 de abril.

Por Cristian Carrillo / Página 12

El Banco Central resolvió bajar la tasa de interés y postergar el plazo de vencimiento de las tarjetas hasta el 13 de abril.  No se cobrarán punitorios. Lo mismo sucederá para los préstamos personales. Las medidas se definieron junto a un paquete de actualización de las restricciones en el funcionamiento de la actividad durante la cuarentena. La tasa de interés máxima que podrán cobrar los bancos por el saldo impago de la cuenta (sin importar si se abona o no el mínimo) sería de 49 por ciento. El mes pasado se había reducido en 30 puntos esta costo. También se avanza en el cronograma que se aplicará para el pago de jubilaciones desde el viernes en las sucursales.

En el marco de la Emergencia Sanitaria, el Banco Central dispuso de una serie de medidas para restringir la actividad financiera a operaciones que pudieran concretarse de manera electrónica. En el caso de los vencimientos de las tarjetas de crédito y de las cuotas de los préstamos bancarios, la entidad que conduce Miguel Pesce decidió postergar hasta el 13 de abril la fecha de pago de esos compromisos. Aunque el vencimiento impreso en el resumen que están recibiendo los usuarios figure una fecha anterior, se podrá pagar hasta el 13 sin ninguna penalidad

El mecanismo

«La discusión con los bancos es difícil. Ceden en alguna cosa, en muchas no y piden otras. Después están las decisiones políticas», señaló a Página/12 una fuente oficial. Este tipo de medidas se definen en una mesa chica que por estas horas incluye al Ministerio de Economía, el Central, la Anses y Desarrollo Productivo. Las aristas de cada medida son muchas y no es fácil coordinarlas. El Central tuvo que flexibilizar la operatoria de clearing con cheques porque había generado complicaciones que llegaban al cobro de sueldos y evitar empeorar la situación de la cadena de pagos con proveedores.

Pero el impacto de la pandemia en la economía también dejó sin ingresos a quienes emitían esos cheques o pymes que deben enfrentar los sueldos de marzo (a cobrar en abril). Para estos últimos se dispuso una línea de crédito garantizada por Desarrollo Productivo al 24 por ciento por el equivalente a una nómina salarial.

La falta de fondos en las cuentas de los trabajadores podía activar que se dispare el pago mínimo a partir de este miércoles, cuando termine el congelamiento de vencimientos para tarjetas y préstamos. «Los vencimientos de financiaciones de entidades financieras que se registren entre el 20 de marzo inclusive hasta el 31 de marzo de 2020 inclusive, pasarán al 1 de abril de 2020», dispuso el Central hace diez días. En términos operativos el vencimiento es a partir del jueves 2. Pero ahora se decidió que sea el 13 de este mes

Para morigerar el impacto de quienes no tengan la posibilidad de afrontar este pago se dispuso una rebaja en la tasa de interés de financiamiento del actual 55 por ciento al 49 por ciento anual. A principio de marzo se había aplicado el techo de 55 por ciento, que en la práctica implicó una reducción respecto del 85-80 por ciento que cobraba el sistema en promedio.

Sucursales abiertas

La decisión de autorizar una servicio limitado en los bancos para que jubilados y jubiladas que no puedan -o no sepan ni tengan quien los ayude- cobrar por cajero automático es parte de esas flexibilizaciones. Desde el organismo oficialmente sostienen que habrá una norma ómnibus con todas estas consideraciones que se conocerá en las próximas horas, aunque el titular de La Bancaria, Sergio Palazzo, anticipó que ya habrá una guardia desde el viernes.

En este caso la discusión es cómo se va a implementar la autorización, ya que tampoco es deseable que adultxs mayores, siendo un grupo de riesgo para la pandemia, se aglutinen en las sucursales para poder cobrar sus haberes. La idea es que se aplique un sistema de turnos teniendo en cuenta grupos de beneficiarios divididos en un cronograma de acuerdo con el último dígito del número del DNI.

Queda también por regular lo que suceda con otros servicios que también requieren en algunos casos la atención personal del cliente, ya que no todos utilizan los canales digitales. Por ejemplo, quienes tengan que pagar la tarjeta de crédito pero ésta no esté asociada a una cuenta bancaria. En este caso se puede pagar desde la cuenta de otra persona, en caso de contar con esta posibilidad.

Consultados por este diario, en el Gobierno no dieron definiciones de si se tendrá en cuenta la situación de quienes no tengan ingresos para hacer estos pagos. Sobre este punto es importante considerar que a partir de este jueves queda sin efecto el congelamiento y los bancos comenzarán a cobrar (debitar de las cuentas, según sea el caso) el vencimiento de las tarjetas. De todos modos, si no hay dinero en la cuenta  no habrá punitorios y el financiamiento, en principio, se realizará al 49 por ciento anual.

Con información de Página 12

Compartí la nota

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *