Amenazaron de muerte a Macarena Sánchez

Macarena Sánchez Jeanny busca que las jugadoras del fútbol femenino sean reconocidas como trabajadoras y profesionales del deporte.

Macarena Sánchez es la jugadora santafesina que encabeza la lucha por la profesionalización del fútbol femenino en la Argentina y ayer, vía Twitter, recibió una amenaza de muerte.

«Maca, hay muchas personas enojadas por tus denuncias. Hay bastante dinero por tu cabeza… Vas a morir muy pronto«, dice el mensaje que le escribieron a la jugadora, que estaba acompañado de una foto en la que se ve un arma de fuego y sangre en el piso.

«Hace 20 años que juego al fútbol. Siempre viví exclusión y discriminación. Desde que inicié la denuncia de público conocimiento no paro de recibir mensajes con insultos y agravios, pero todo tiene un límite», escribió la jugadora que denunció a la UAI para que le reconozca que su trabajo era profesional. El usuario que la amenazo es @PuchadeMachi.

La denuncia de Macarena

No tener seguimiento médico, usar uniformes viejos de varones, entrenar en canchas de auxiliares de tierra, pagarse sus propios colectivos para jugar o hasta sus propios pases, son algunas de las experiencias que a menudo atraviesan las jugadoras de fútbol en Argentina. Las experiencias de cientos de ellas se comenzaron a compartir en redes sociales después de la denuncia pública y extrajudicial de la santafesina Macarena Sánchez Jeanny al Club Deportivo UAI Urquiza y a la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para que se regularice su relación laboral y se la reconozca como futbolista profesional.

Sánchez, de 27, pasó por los equipos de la Universidad Nacional del Litoral, Colón y Logia Fútbol Club en los campeonatos oficiales de fútbol femenino de Santa Fe. Con una vida armada en Buenos Aires, la futbolista que venía manteniendo conversaciones sobre su situación laboral con los dirigentes del Club UAI Urquiza al que pertenecía, fue informada a principios de enero que quedaba desvinculada de sus funciones como jugadora después de que lo decidiera el director técnico del plantel de Primera División de AFA. «Es importante aclarar que este despido se produce a mitad del Torneo de Primera División “A” 2018-2019, razón por la cual la jugadora no podrá ser inscripta por otra entidad hasta la apertura del libro de pases del próximo Torneo de Primera División “A” 2019-2020; dejándola sin trabajo, como mínimo, por los próximos seis meses», señaló la jugadora en ese momento.

Sobre las repercusiones que tuvo su acción en el ámbito deportivo, Sánchez dijo: «Creo que tuvo bastante impacto, más de lo que pensaba. Sabía que iba a ser un caso del que se iba a hablar mucho pero se dio muchísimo más de lo que esperé y estuvo buenísimo porque se visibilizó no solo mi caso sino lo que pasa en el fútbol femenino en general, en todo el país. Así que a pesar de que es una situación difícil para mí, siento que sirvió para poner los problemas sobre la mesa para que se nos empiece a escuchar»

En este sentido, la sabalera opinó sobre cómo ven a las mujeres los máximos dirigentes del fútbol argentino: «En este momento somos tomadas como jugadoras amateurs, sin embargo hacemos lo mismo que un jugador profesional. La diferencia es que no tenemos respaldo legal, no tenemos un contrato escrito en el cual nos podamos agarrar y nada que nos ampare. Esa es la realidad del fútbol femenino en el torneo de la AFA».

«Creo que es una cuestión cultural y social. Es un deporte que está atravesado por el machismo y el patriarcado. Está dominado por hombres que no quieren ver que las mujeres jugamos al fútbol y estamos queriendo vivir de esto. Y se resisten a pensar que una mujer puede ocupar los mismos lugares que históricamente han sido de hombres», agregó.

Al ser consultado por cuál sería un paso inmediato para mejorar la realidad de las deportistas en el fútbol, Sánchez dijo: «Sería un buen puntapié inicial que las jugadoras cuenten con obra social. Que los clubes empiecen a hacerse cargo de todos los gastos que deberían como la policía, ambulancias, médicos o el transporte a los partidos. Es lo principal y básico que necesitamos. Después, queremos vivir de esto así que el paso siguiente es que nos hagan contratos y tener una remuneración correspondiente».

Fuente: Uno Santa Fe